VIAJANDO POR EL IMPERIO · CAPÍTULO XIV · LEPTIS MAGNA

11.06.2021

Imágenes de Wikimedia.

Después de no haber salido de Hispania y sus alrededores en los anteriores viajes por el imperio, hoy viajamos muy lejos, a casi los confines del imperio porque vamos a Libia para visitar Leptis Magna. 

El origen de Leptis Magna se encuentra en los fenicios alrededor del 1100 a. C., posteriormente pasó a formar parte del imperio cartagines y se convirtió en una una potencia del mar Mediterráneo en el siglo IX a. C. 

Cuando Cartago se enfrentó a Roma en las Guerras Púnicas, Leptis Magna pasí a ser parte de Roma, en concreto en la tercera guerra en el 146 a.C. 

Llegó a ser una de las más grandes potencias del Mediterráneo y también adquirió renombre por ser la ciudad natal de Septimio Severo, quien fue emperador romano entre los años 193 y 211 y fue quien fundó la dinastía Severa. 

La ciudad de Leptis Magna también es famosa porque está considerada una de las ciudades romanas mejor conservadas del Imperio. 

De la ciudad que fue, se conservan prácticamente todos los edificios y monumentos: el mercado, el anfiteatro, el teatro, el circo, la basílica, el foro, el Arco de Septimio Severo y el Arco de Trajano, las termas de Adriano y el puerto. 

Algunos de estos monumentos se erigieron como regalo de Septimio Severo a su ciudad natal, por ejemplo el Arco en su honor que es el acceso a la ciudad en el lado sur y el foro de Septiminio Severo que cuenta con unas medidas de 100x60m y tres lados porticados configuras de gorgonas en sus arcos, con comercios en su interior que en la actualidad aún se pueden admirar. 

También algunos de estos monumentos, como el Ninfeo y una calle columnada, están a pie de mar y cuentan con unas vistas inmejorables. 

¿Qué te parece Leptis Magna? Te leo en comentarios.