VIAJANDO POR EL IMPERIO · CAPÍTULO XXIV · LAS COLUMNAS DE LA CALLE MÁRMOLES

29.10.2021

Mi viaje a Sevilla terminó admirando las columnas de la calle Mármoles y ahí es a donde hoy te llevo de viaje por el Imperio. 

Sevilla tiene su origen en los fenicios y su núcleo se encontraba en el margen izquierdo del Guadalquivir que se cree que se conocía como Hisbaal. 

Los romanos conquistaron Sevilla durante la Segunda Guerra Púnica con Escipión el Africano al mando y fundó Itálica. 

Según san Isidoro de Sevilla, Julio César fundó la Colonia Iulia Romula Hispalis, pasando al latín el nombre del poblado Ispal como Hispalis, añadiéndole Iulia por su propio nombre y Romula por el de Roma. Hispalis fue aumentando su tamaño y a mediados del siglo I a. C. tenía muralla y foro y consolidó su expansión urbanística hacia mediados del siglo I d. C. 

En la zona en torno a la actual calle Mármoles se localizaba el foro de la época imperial romana. Actualmente en la calle Mármoles se pueden admirar tres columnas que fueron construidas en época del emperador Adriano y formaron parte de edificaciones públicas, muy posiblemente templos. 

Los tres fustes de columnas miden casi 9 metros de altura y su material es el granito egipcio como el del Panteón de Roma y se asientan sobre basas de mármol de la zona de Sevilla. 

En 1574 se extrajeron otras dos columnas similares y se trasladaron a la Alameda de Hércules de la ciudad hispalense. 

Allí se pueden contemplar con capiteles romanos reconstruidos en el siglo XVI y que conforman los triunfos de Hércules y Julio César. 

Las columnas de la calle Mármoles son impresionantes por sus dimensiones, las de la Alameda de Hércules no llegué a verlas, pero es una bonita excusa para volver a Sevilla... 

¿Tú conoces las columnas de ambos lugares? Te leo en comentarios.