VIAJANDO POR EL IMPERIO · CAPÍTULO III · LA VILLA DE LOS MISTERIOS DE POMPEYA

08.01.2021

A petición de uno de vosotros, nuestro primer paseo por el Imperio de este nuevo año nos lleva a descubrir la Villa de los Misterios de Pompeya. 

Como os conté en la publicación sobre los tipos de casas de la Antigua Roma, las villas solían estar a las afueras de las ciudades o en áreas rústicas además tenían las mismas características que las domus y podían llegar a ser muy lujosas si estaban destinadas al ocio o ser más básicas si estaban dedicadas a la explotación agrícola. 

La Villa de los Misterios, como buena villa romana, se encuentra alejada de lo que fue la ciudad de Pompeya y en ella hay habitaciones dedicadas al ocio como el triclinum (comedor), pero también hay partes de la hacienda dedicadas a la agricultura, especialmente a la producción de vino y aceite. 

El complejo se remonta al siglo II a.C., pero recibió su forma actual en los años 80-70 a.C., período del que también data el fresco de los misterios que se encuentra en el triclinium y da el nombre a la villa. 

Este triclinium quizá sea lo más famoso de la villa y está compuesto por un fresco continuo que cubre las tres paredes de la estancia. El fresco representa un rito de misterio que estaba reservado a los devotos del culto, en este caso a Dionisio pues este aparece en la pared central junto con Ariadna. 

Las otras salas también conservan frescos que son un ejemplo de la decoración mural con representaciones de la arquitectura y con pinturas en miniatura de inspiración egipcia, como las del tablinum. 

La Villa de los Misterios junto con el patrimonio conservado en el resto de Pompeya y el de Herculano y la Torre Annunziate fueron proclamados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997. 

¿Qué os parece la Villa? ¿Alguno de vosotros la ha visitado? Os leo.