VIAJANDO POR EL IMPERIO · CAPÍTULO XII · EL FORO DE CARTAGENA

14.05.2021

Imágenes de Pedro Huertas. 

Esta semana nos volvemos a quedar en Hispania porque vamos a visitar el Foro de Cartagena, la romana Carthago Nova, junto a Pedro Huertas del blog Roma no se hizo en un día. 

Cartagena se encuentra en la actual Región de Murcia. Fue fundada alrededor del año 227 a. C. por el general cartaginés Asdrúbal el Bello, yerno y sucesor del general Amílcar Barca que era el padre de Aníbal. 

En ese momento su nombre era Qart Hadasht que significaba Ciudad Nueva. Posteriormente, en el año 209 a. C., Escipión el Africano la conquistó y le cambió el nombre por Cartago Nova. 

En el año 54 a.C. se le dio el rango de colonia y también la ciudad tuvo una profunda remodelación. Una gran parte de esta remodelación se dio en la actual colina del Molinete, antigua arx Hadrubalis. 

Se trazó una red viaria con varias insulae así como edificios públicos y privados. Al encontrarse entre el Foro y el puerto se le conoce como el Barrio del Foro y de él se conservan unos cuantos edificios además de los cimientos de las insulas. 

Las termas datan del siglo I d.C. y en los restos que se mantienen de ellas se pueden diferenciar diferentes ambientes, sobre todo por los tipos de pavimentos que se conservan. Junto a las termas se conserva un peristilo, un paseo porticado con columnas que daba el acceso a las termas además de permitir que otras personas se reunieran en él. 

El Edificio del Atrio se construyó a mediados del siglo I d.C. y se cree que fue usado para la celebración de banquetes relacionados con el culto a Isis y Serapis. La construcción es como una casa construida en torno al atrio, pero en este caso, todas las estancias son triclinios. 

El santuario también se construyó a mediados del siglo I d.C. y contaba con un pórtico, una cella y varias capillas. Por unas inscripciones encontradas se cree que está dedicado a Isis y Serapis. 

Todo este yacimiento hoy en día se puede visitar en el recién inaugurado Museo del Foro Romano Molinete. 

¿Quién quiere visitarlo?